Dos nuevos logotipos celebran los 70 años del Alfa Romeo Giulietta y los 50 años de su Alfetta GT

Alfa Romeo comienza 2024 celebrando dos aniversarios muy importantes. Este año es el 70º del Giulietta Sprint, presentado en 1954, así como el 50º del Alfetta GT de 1974; dos modelos muy queridos y comercialmente exitosos que, cada uno a su manera, cuentan la historia de dos épocas memorables, tiempos extraordinarios en la historia del automóvil italiano.

Para conmemorar la ocasión, la maestría del Alfa Romeo Centro Stile ha producido dos nuevos logotipos, presentados deliberadamente a principios de año. Su objetivo es apoyar los eventos del Club y de la marca a lo largo de 2024, convirtiéndolos en emblemas del homenaje que el fandom de Alfisti rendirá a dos coches que han ocupado el lugar que les corresponde en el inconsciente colectivo, como iconos de la belleza funcional y la noble deportividad italiana.

Por lo tanto, la amplia gama de eventos del Club y todas las comunicaciones de la marca llevarán los emblemas oficiales «made at the Alfa Romeo Centro Stile».

Caracterizados por líneas minimalistas y elegantes, los dos logotipos trazan las características de los dos coches, adornados para la ocasión con su firma, en el mismo tipo de letra que en su carrocería. Las fechas de las celebraciones completan el homenaje.

El Alfa Romeo Centro Stile ofrece ambos emblemas en una gama de soluciones de color, para hacerlos extremadamente funcionales para diferentes aplicaciones.

Celebraciones en el Museo Alfa Romeo

El Museo Alfa Romeo de Arese ya ha programado dos eventos para celebrar estos importantes aniversarios. El contexto es Backstage, una serie de conferencias iniciadas en 2018 para explorar la historia de Alfa Romeo utilizando materiales inéditos del Centro de Documentación y testimonios de historiadores, diseñadores, pilotos de pruebas y mecánicos que desempeñaron un papel activo o tuvieron un conocimiento profundo de ese automóvil o proyecto.

El domingo 5 de mayo, el centro de atención estará en el Alfetta GT, y el Giulietta será el 2 de junio. Las conferencias tendrán lugar en la Sala Giulia del Museo, precedidas por un desfile al que están invitados los propietarios de ese modelo específico de Alfa Romeo.

El programa completo de las conferencias de Backstage se publicará en museoalfaromeo.com pronto.

El tercer Día de la Tribu será definitivamente el pináculo de las celebraciones. Un evento único dirigido a todos los entusiastas de las cuatro ruedas: fans de Alfisti y otros, Clubes, coleccionistas, entusiastas, simplemente curiosos, todos unidos por su pasión por la marca.

Historia de los dos coches:

Giulietta Sprint (1954): El coche que marcó la transformación de Alfa Romeo en una gran industria automovilística fue sin duda el Giulietta, «la novia de Italia». En 1952, la producción de Alfa Romeo se centraba únicamente en el 1900, por lo que la idea de un automóvil más moderno con una cilindrada más limitada avanzó.

Habiendo descartado los planes iniciales para un automóvil pequeño de 350 cc, y para otro modelo de tracción delantera de 750 cc (aunque el código 750 también se usaría en proyectos posteriores), en agosto de 1952 estaba claro que el diseño del automóvil sería convencional, con un motor delantero y tracción trasera.

Al cabo de un año, salió a la carretera el primer prototipo, un coupé compacto creado por el departamento de carrocería de Ivo Colucci, equipado con un motor de aleación ligera de cuatro cilindros y doble árbol de levas, de 1100 cc.

Su cilindrada se incrementó a 1300 (1290 cc). Con un carburador de un solo barril, entregaba 65 CV, para una velocidad máxima de 165 km/h, pero al final de su carrera, con la última evolución en 1958 y un carburador de doble cuerpo, su potencia se elevó a 79 CV, corriendo hasta los 170 km/h.

La caja de cambios y la carcasa del diferencial también estaban hechas de aluminio. Los frenos de tambor, con sus aletas helicoidales, se basaron en la década de 1900.

A principios de 1954, los mecánicos estaban en la recta final, pero solo sobrevivieron bocetos y algunos prototipos rudimentarios de la carrocería. Sin embargo, Finmeccanica anunció la entrega de un cierto número de unidades a accionistas seleccionados.

El impasse fue resuelto por Rudolf Hruska, recientemente llamado por Giuseppe Luraghi para reorganizar la planta con el objetivo de producir 50 automóviles Giulietta por día. Un carrocero externo ensamblaría una pequeña serie de versiones coupé para ser entregadas a los accionistas mientras esperaban el sedán.

Después de la desconfianza inicial, el IRI dirigido por Alfa Romeo aceptó la propuesta. Los bocetos fueron presentados por Boneschi, Boano y Bertone. Este último, ayudado por el diseñador Franco Scaglione, creó entonces un coche compacto y bien proporcionado, de líneas minimalistas, refinadas y deportivas: el Giulietta Sprint.

El automóvil se presentó en el Salón del Automóvil de Turín el 21 de abril de 1954, pero dos semanas antes, se llevó a cabo una vista previa en el patio de Portello para los conocedores y las autoridades: dos actores saltaron de un helicóptero vestidos como Romeo de Shakespeare y… Julieta.

El Giulietta dejó su huella en las ventas tan pronto como se presentó. Unos días después, los pedidos tuvieron que ser suspendidos. La planta ya estaba invadida. Además de las líneas deportivas y exitosas, su éxito se debió al rendimiento, colocando al automóvil a un nivel que no se había visto antes en su categoría y socavando a los competidores en una clase mucho más alta.

Este se convertiría en el punto de inflexión para Alfa Romeo, los albores de una gran industria automotriz. La producción del Giulietta en sus distintas versiones continuó durante 11 años. Se fabricaron un total de 177.513 unidades, de las cuales 24.084 fueron Sprint.

Alfetta GT (1974) El lanzamiento del Alfetta fue seguido dos años más tarde por una versión coupé, a la que se le asignó la nada envidiable tarea de reemplazar al legendario y exitoso coupé Bertone, diseñado por Giorgetto Giugiaro en 1963 como una versión deportiva del Giulia.

Sin embargo, la distancia entre ejes del Alfetta GT 1.8 se acortó en 110 mm y la suspensión fue más deportiva. La carrocería seguía siendo diseñada por Giugiaro -que para entonces había creado su propia empresa, Italdesign- según estándares muy modernos, ya anticipados en parte con un prototipo de unos años antes, basado en el 1750 GTV: hatchbacks con una cola fastback que terminaba muy arriba con un toque de alerón. Las líneas eran tensas y angulosas.

La parte delantera, con cuatro faros empotrados, era baja y asertiva. En realidad, el Alfa Romeo Centro Stile ya había dejado claramente su huella en el diseño. El asiento del conductor también reflejaba el tono deportivo, con su posición baja y relajada y su único instrumento, un gran velocímetro, frente al conductor. El tacómetro y los instrumentos secundarios estaban en el centro del salpicadero.

El Alfetta GT, sin embargo, estaba pensado más como un gran turismo que como un deportivo extremo, con gran atención a la practicidad. Había suficiente espacio en el interior para cuatro personas, las ventanas traseras se podían bajar y el gran maletero era fácilmente accesible a través del portón trasero.

Ya en 1975, la mecánica del Alfetta GT se modificaría ligeramente, pasando de 122 CV a 5500 rpm a 118 CV a 5300 rpm. Un año más tarde se estrenó una versión de entrada, con un motor 1.6 de 109 CV (solo producido hasta 1980) y especificaciones simplificadas, y del GTV (GTS en el mercado británico) con un motor de dos litros.

La producción finalizó en 1986, después de que 136.275 unidades de las distintas versiones salieran de la fábrica.