Tesla espera registrar otro trimestre récord en entregas de vehículos eléctricos, pero…

Se espera que Tesla registre otro trimestre récord en entregas de vehículos eléctricos (EV), probablemente por debajo del ambicioso objetivo interno anual de 2 millones que el director ejecutivo Elon Musk promocionó a principios de año.

Ante la desaceleración de las ventas, Tesla aprovechó sus márgenes líderes en la industria y redujo los precios de sus cuatro modelos de automóviles a nivel mundial en 2023, centrándose en China, donde la compañía ha perdido participación de mercado frente a los locales, incluido BYD.

Sin embargo, la guerra de precios y la desaceleración de la demanda de vehículos eléctricos han llevado a los fabricantes de automóviles, incluido Ford Motor (F.N), a dar marcha atrás en sus planes de electrificación, dejando a Tesla como líder indiscutible en Estados Unidos y contribuyendo a que sus acciones se dupliquen con creces este año.

«El cuarto trimestre suele ser el más fuerte del año en términos de entregas para Tesla, esperamos que ese sea el caso nuevamente este año», dijo Garrett Nelson, analista senior de CFRA Research.

Tesla probablemente entregó 1,82 millones de vehículos a nivel mundial en 2023, un 37 por ciento más que en 2022, con alrededor de 473.000 unidades en el cuarto trimestre, según 14 analistas encuestados por LSEG.

En enero, Musk dijo que Tesla tiene el potencial de lograr 2 millones de entregas este año, si no hubiera una “maldita fuerza mayor”. Pero en octubre, advirtió que los mayores costos de endeudamiento estaban presionando la demanda.

La compañía, que impulsó las ventas de fin de año aumentando los descuentos en sus modelos clave, ha dicho que aspira a lograr una tasa de crecimiento anual promedio del 50 por ciento durante varios años.

De cara a 2024, el líder del mercado de vehículos eléctricos tendrá que lidiar con la pérdida de créditos fiscales federales para algunos de sus automóviles en Estados Unidos y en Alemania, donde el gobierno está poniendo fin prematuramente a su programa de subsidios a los vehículos eléctricos.

Esto puede obligar a más recortes de precios el próximo año, aunque se espera que las tasas de interés y los costos de los ingredientes de las baterías disminuyan.

Jairam Nathan, analista de Daiwa Capital Markets, recortó su estimación para las entregas de Tesla el próximo año a 2,04 millones desde 2,14 millones y dijo que estaba modelando una caída del 4 por ciento en el ingreso promedio por automóvil a partir de 2023.

La compañía también está lidiando con un aumento en el escrutinio regulatorio de sus sistemas de conducción autónoma y otras partes en Estados Unidos y algunos países europeos. A principios de este mes, Tesla retiró casi la totalidad de sus 2 millones de vehículos en las carreteras estadounidenses para instalar nuevas medidas de seguridad.

Musk ha dicho anteriormente que cree que la conducción autónoma total (FSD) algún día podría representar la mayor parte del valor de Tesla.

Los analistas encuestados por Visible Alpha esperan 2,2 millones de entregas por parte de Tesla el próximo año. La mayoría cree que el Cybertruck recién lanzado y un Model 3 renovado no son suficientes para impulsar la demanda.

«Tesla admitió con franqueza que la compañía se encuentra ahora en un período intermedio de bajo crecimiento», escribió en una nota el analista de Deutsche Bank, Emmanuel Rosner, citando una reunión con el jefe de relaciones con inversores, Martin Viecha.

Los inversores esperan que los márgenes de Tesla sigan presionados a medida que la compañía aumenta la producción de Cybertruck y se prepara para lanzar una plataforma de automóviles más barata.

Musk ha dicho que los Cybertrucks representarán un pequeño porcentaje de los vehículos que Tesla fabricará el próximo año y que existen “enormes desafíos” para alcanzar la producción en volumen de la camioneta, cuyo controvertido diseño ha dividido a los fanáticos.

Tom Narayan, analista de RBC Capital Markets, dijo en un informe que Cybertruck representaría el 3 por ciento de los volúmenes de Tesla en el 2024, calificándolo más bien como un producto «halo» que podría atraer consumidores a la marca.