¿Cómo lograron vender este Mercedes-Benz CLK GTR Roadster en ocho cifras?

Uno de los seis Mercedes-Benz CLK GTR Roadster jamás fabricados se vendió recientemente en la subasta RM Sotheby’s de Las Vegas por un precio final de 10.235.000 dólares.

Este ejemplar es el tercero de los seis que se han fabricado y solo tenía 170 kilómetros en el momento de la venta. Se ofrecía junto a una versión coupé, cuyo precio final no se ha revelado, pero teniendo en cuenta lo que han costado ejemplares anteriores, una estimación de ocho cifras no estaría muy lejos de la realidad.

Curiosamente, a pesar de encontrarse actualmente en EE.UU., el precio final de este roadster podría aumentar aún más si el comprador reside aquí, ya que se aplica un arancel de importación del 2,5%.

 

Además, a pesar de haber sido importado a EE.UU. a principios de la década pasada, será necesario volver a matricularlo, lo que solo será posible según las normas de exposición o exhibición.

El notable precio de venta puede atribuirse, en parte, al hecho de que se incluyen el juego de maletas equipadas y los manuales del propietario, así como documentos que describen compras anteriores e informes de servicio.

Hablando de mantenimiento, el listado de la subasta revela que «este ejemplo ha estado en exhibición estática desde el 2018», lo que significa que necesitará un servicio si el nuevo propietario tiene la intención de conducirlo.

Si lo hace, podrá disfrutar del legendario V12 M120 de 6.0 litros situado detrás de los asientos, con 592 caballos de fuerzas y 516 libras pie de torque. Todo ello va a parar a las ruedas traseras a través de un cambio secuencial de seis velocidades.

Teniendo en cuenta lo rudimentarios que eran los sistemas de seguridad activa en el 2002, llevar el CLK GTR al límite sería una experiencia realmente emocionante.

Puede que 10 millones de dólares palidezcan en comparación con la venta en el 2022 del 300 SLR Uhlenhaut, que alcanzó los 142 millones de dólares, pero sigue siendo muchísimo dinero.

Incluso el Mercedes-AMG ONE, un hiperauto con un auténtico motor derivado de la F1, cuesta menos de 3 millones de dólares, lo que significa que podrías tener uno por cada punto de la insignia de la marca y aún te quedaría algo.

Autos como el CLK GTR, especiales de competición en estado puro, son cada vez más raros y su valor no hará sino aumentar. A los entusiastas como nosotros puede parecernos ridículo que una máquina tan maravillosa probablemente nunca se conduzca con furia por lo que vale, pero los clásicos son una de las mejores inversiones que se pueden hacer, y probablemente siempre serán tratados como tales.