Polestar publica la primera evaluación del ciclo de vida (LCA) del Polestar 4

Polestar ha publicado la primera Evaluación del ciclo de vida (LCA) de Polestar 4. La LCA revela que Polestar 4 tiene la huella de carbono más baja de todos los automóviles Polestar hasta la fecha: tan solo 19,4 toneladas de CO2e en el momento del lanzamiento.

Polestar 4 se produce en la fábrica SEA de Geely Holdings en la bahía de Hangzhou, China, que combina electricidad verde que lleva el certificado de energía hidroeléctrica I-REC, con electricidad fotovoltaica del techo de la planta.

Un mayor uso de aluminio con bajas emisiones de carbono procedente de fundiciones que utilizan electricidad hidroeléctrica ayuda a reducir aún más el impacto climático. Además, por primera vez se incluyen en la evaluación datos sobre la proporción de aluminio reciclado.

Disponible inicialmente en China, el motor único de gama estándar Polestar 4 tiene una huella de carbono de 19,4 tCO2e. La versión Monomotor de largo alcance tiene una huella de carbono de 19,9 tCO2e, mientras que la versión Dual de largo alcance tiene una de 21,4 tCO2e.

El aluminio representa entre el 23% y el 24% de la huella de carbono, mientras que el acero y el hierro constituyen el 20%, y los módulos de batería representan la mayor parte de la huella de carbono de la producción y refinación de materiales, con un 36-40%.

Fredrika Klarén, directora de Sostenibilidad de Polestar, dice: “Para respaldar nuestro objetivo de cero emisiones netas, establecemos presupuestos de carbono para todos nuestros automóviles.

A lo largo del desarrollo del producto Polestar 4, su presupuesto de carbono ha influido en todo, desde la elección de materiales hasta las fuentes de energía de las fábricas. Compartir el ACV nos permite demostrar que podemos luchar por lograr cero emisiones netas: una tonelada de CO2e a la vez”.

Polestar publica todos los detalles de la huella de carbono de todos sus modelos. El fabricante sueco de vehículos eléctricos cree que la industria automovilística debería ser una fuerza impulsora en el cambio hacia la movilidad sostenible y que la transparencia es un factor clave.

Las ACV de Polestar, publicadas desde 2020, consideran una variedad de factores en el ciclo de vida de un automóvil, desde el suministro hasta la fabricación y el reciclaje, y resumen el impacto climático en un número fácilmente comprensible. Esto permite a los consumidores tomar decisiones rápidas y fundamentadas al comprar un automóvil.

Las cifras de LCA indicadas en este comunicado revelan la huella de carbono de los automóviles desde la cuna hasta la puerta, que incluye la adquisición de material hasta la producción del producto y excluye las etapas de uso y final de vida útil.