Los concesionarios de Ferrari se vieron obligados a detener las entregas del SF90 Stradale y SF90 Spider. ¿Por qué?

Ferrari y la NHTSA han aconsejado a los propietarios del SF90 Stradale y SF90 Spider que dejen de conducir sus coches en medio de la preocupación de que el superdeportivo de mil caballos de fuerza pueda incendiarse.

Se presentó un retiro del mercado ante la NHTSA que afecta a 614 de los automóviles en los EE. UU. que abarcan los años modelo 2022 al 2024, y los concesionarios se vieron obligados a detener las entregas del superdeportivo.

Más preocupante aún es que Ferrari cree que el problema afecta al 100% de los vehículos retirados.

El problema central de este retiro del mercado es un tubo de suministro de aceite del turbocompresor que es más delgado de lo previsto, que puede romperse y, a su vez, arrojar aceite caliente sobre el V8 biturbo que luego podría incendiarse.

El problema se descubrió por primera vez cuando Ferrari realizó una revisión de preproducción de un modelo nuevo y sin nombre en julio de 2023, posiblemente el SF90 XX Stradale y el Spider, que se revelaron a finales de junio.

El equipo técnico identificó un posible problema relacionado con el tubo de suministro de aceite del turbocompresor, el mismo instalado en el superdeportivo híbrido eléctrico enchufable V8 (PHEV).

Entre agosto y septiembre de 2023, Ferrari encontró defectos adicionales relacionados con el grosor del componente, que no se ajustaba a las especificaciones del fabricante de automóviles.

La compañía lanzó un retiro global el 12 de octubre para solucionar el problema como medida de precaución. El programa de reparación reemplazará las tuberías que no cumplan con las normas por otras fabricadas con las tolerancias correctas.

El programa de retirada incluye los años modelo 2022-2024 del SF90 Stradale y SF90 Spider, con fechas de producción del 7 de noviembre de 2022 al 19 de septiembre de 2023.

Ferrari asegura que las unidades producidas después del 20 de septiembre de 2023 ya han sido equipadas con tubos de entrega conformes. Sin embargo, la semana pasada se emitió una orden obligatoria de suspensión de la venta a los distribuidores, ya que cualquier stock de los distribuidores estaría equipado con las tuberías viejas.

Afortunadamente, la marca dice que aún no ha habido incendios, fugas de aceite, muertes ni ningún otro incidente relacionado con el retiro del mercado.

Como cualquier otro retiro del mercado con riesgo de incendio, se recomienda estacionar lejos de cualquier elemento que también pueda incendiarse. O mejor aún, los propietarios deberían simplemente dejar de usar sus vehículos como le indicó Ferrari.

Ferrari comenzará a enviar notificaciones de retirada a los propietarios de vehículos afectados a partir del 16 de diciembre del 2023.