El nuevo vehículo eléctrico de dos ruedas que quiere revolucionar la forma de ver los autos

Con la era eléctrica cada vez más cerca, los fabricantes de automóviles se han empeñado en introducir nuevas e innovadoras experiencias de movilidad para los conductores, y la última propuesta es SHANE, un concepto eléctrico de dos ruedas que promete una eficiencia y seguridad excepcionales, además de espacio para cinco ocupantes.

Aunque parezca apenas más grande que un Fiat 500e, SHANE puede alojar cómodamente a cinco adultos.

La creación de dos ruedas se mantiene erguida y estable gracias al desplazamiento del centro de gravedad respecto a las ruedas. Esto contrarresta la energía de aceleración o frenado y mantiene el automóvil nivelado, incluso a velocidades de autopista.

Según su creador, esto hace que SHANE sea tan estable y seguro como un automóvil normal de cuatro ruedas.

«Hasta ahora, los automóviles de dos ruedas no eran lo bastante prácticos o estables para la conducción diaria. Me entusiasmó crear un concepto de automóvil con dos ruedas que pudiera ir a altas velocidades y fuera eficiente energéticamente», afirma Shane Chen, el inventor de esta idea única.

En lugar de depender de las ruedas delanteras, SHANE está equipado con un sistema de control de velocidad diferencial en las dos ruedas. Todo el vehículo pivota sobre el terreno para encajar en un estrecho hueco de aparcamiento en paralelo. También la carrocería se extiende hacia delante y hacia atrás para mantener el vehículo perfectamente equilibrado.

No se ha facilitado información sobre el tamaño de la batería o el consumo de energía. Sin embargo, SHANE viene equipado con ruedas macizas que, según se dice, minimizan la resistencia a la rodadura.

También están equipadas con amortiguadores regenerativos que pueden convertir los movimientos de amortiguación en energía para la batería, algo que BMW patentó hace algún tiempo. No se menciona el techo, pero este parece tener paneles solares que pueden canalizar electricidad renovable al paquete de baterías.

«Estoy convencido de que SHANE cambiará nuestra forma de enfocar la movilidad y estoy deseando colaborar con nuestros socios para hacer realidad este concepto», añadió Chen.

No hay señales de mandos convencionales, con un sencillo panel de control entre los pasajeros delanteros. La falta de volante sugiere que el vehículo de dos ruedas tendrá al menos capacidades autónomas. Si alguna vez llega a la producción, suponemos que el producto final tendrá un aspecto más convencional que el diseño actual.

Mientras que los automóviles de tres ruedas gozan de gran popularidad en el mundo del automóvil, los vehículos de dos ruedas nunca han despegado por su falta de estabilidad y practicidad.

Sin embargo, a medida que las ciudades se congestionan y la población aumenta, es interesante ver cómo los diseñadores buscan nuevas formas de movilizar a las masas.

A Chen, el diseñador del vehículo de dos ruedas SHANE, se le atribuye la invención del Hoverboard, el Solowheel y el AquaSkipper, entre otras cosas. Será interesante ver si este proyecto despega. Sin duda, nuestras carreteras serían mucho más interesantes.